Realiza la dieta Pro Age y reduce los signos del envejecimiento ¡Apunta los tips!

Tu piel delata lo que comes, en ella se reflejan tus hábitos alimenticios, tus vicios y tus excesos. Sin duda alguna, somos lo que comemos. No solo el paso del tiempo o el sol aceleran el envejecimiento. Tu nevera y tu despensa pueden ser, sin saberlo, otros factores que deterioran tu piel.

Los signos de envejecimiento como piel apagada, arrugas, hinchazón y las bolsas que se forman debajo de los ojos, son los resultados de un proceso inflamatorio celular causado por la ingesta de ciertos alimentos. En cambio, si llevas una dieta rica en alimentos sanos y antioxidantes, lograrás una piel radiante, luminosa y firme.

Uno de cada 5 adultos participantes confesó beber un mínimo de medio litro de refresco al día. Esta costumbre, prolongada durante varios años, equivale a 4,6 años extra de envejecimiento.

¿Existe una alternativa a este tipo de bebidas? ¡Por supuesto!

a25

Se trata de un capricho que apenas aporta nutrientes, que tiene demasiadas calorías -una lata de cola puede superar los 140, es decir, casi lo mismo que 150 gramos de pechuga de pollo- y su alto contenido en azúcares es toda una fuente de envejecimiento, como hemos visto. Lo que aportan es un sabor agradable y efecto refrescante, cosas que puedes obtener en una infinidad de alternativas mucho más saludables y, además, baratas: ¿qué tal calmar la sed con agua (cero calorías) o zumos naturales (alrededor de 50 calorías el de naranja)? Son deliciosos y además aportan una enorme cantidad de nutrientes, vitaminas y fibra imprescindibles para nuestra dieta. Sí, hay vida más allá de los refrescos.

Para empezar a revertir esta terrible situación elimina de tu dieta a los alimentos enemigos, aquellos que no sólo envejecen tu piel, también te envejecen por dentro.

Aquí te damos una lista de ellos:

Refrescos:

Estas bebidas tienen un alto contenido de azúcares, que incentivan el proceso de oxidación celular, lo que se traduce en arrugas, envejecimiento prematuro, bolsas en los ojos y enrojecimiento. Además, los refrescos te hacen ganar peso, y mucho.

Azúcares:

Son las peores enemigas de tu piel, pues colaboran rápida y ampliamente al proceso de oxidación celular, que no permite que tu piel se proteja de los radicales libres. El azúcar también te produce hinchazón en la piel.

Carnes rojas:

Lo ideal es que limites su consumo a una vez por semana, porque su alto contenido de caritina puede producir envejecimiento prematuro en la piel. Además, los cardiólogos recomiendan moderar su consumo para prevenir enfermedades del corazón.

Alcohol:

Su consumo excesivo favorece la inflamación y daña la membrana plasmática celular, lo que hace que tu piel se vea avejentada e inflamada, además de que se deshidrata.

a24

Grasas transgénicas:

¡Huye de ellas tanto como puedas!. El consumo de grasas transgénicas no sólo acorta tu vida y eleva el colesterol en tu sangre, también provoca inflamación, la pérdida de elasticidad en la piel y la hinchazón.

Conservadores de la carne:

Los embutidos, como salchichas y jamones de origen industrial contienen sulfitos, que aceleran el envejecimiento de la piel y producen imperfecciones como rojeces e inflamaciones.

Sal:

Además de los grandes males conocidos que causa el exceso de sal en nuestra alimentación, como enfermedades cardiovasculares, la disminución de sal puede ayudarte a que tu piel se mantenga más joven y bonita, pues si te sobrepasas en su consumo, la producción de colágeno disminuye y genera flacidez y que tu piel se vea apagada. Además, recuerda que si consumes mucha sal, tu cuerpo retiene líquidos, algo que se visibiliza inmediatamente en tu peso y en tu cuerpo.

Trata de eliminar o controlar la ingesta de estos productos y agrega a tu dieta más alimentos saludables, como frutas, verduras y carnes blancas.

a26

Thebeautyeffect.com / Recetasparaadelgazar.com

Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado