No te pierdas

Conoce las ventajas de comer despacio


Comer despacio para mí ha sido un verdadero reto que cumplir a lo largo de mi vida, pues desde pequeña he tenido ese problema, ingiero las comidas muy rápido como si se fueran a desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. 

De pequeña me regañaban porque debía hacerlo de una forma más pausada, a pesar de que comemos por necesidad, debía disfrutar cada bocado que introducía en mi boca. De grande me siguió costando, comer rápido se convirtió en una de las características por las cual mi familia me reconoce. 

Me costó entenderlo, asimilarlo y aplicarlo, pues era una condición que ni yo misma podía controlar, era como un reflejo. Hasta que comencé a prestarle atención a lo que aportaría en mi organismo el hecho de que comiera más despacio, hoy lo comparto contigo. 
 

Saludables beneficios

Masticar muy rápido los alimentos no solo nos produce una mala digestión, sino que también nos ayuda a subir de peso más rápido y a no absorber los nutrientes de una manera adecuada. 

Nuestra vida diaria, llena de actividades, inconvenientes y tanto que hacer, nos obliga en ocasiones a comer de prisa, pero es hora de darle a la alimentación la importancia que merece, pues debe ser nuestro momento de mayor paz, tranquilidad, placer y disfrute. Comer despacio nos permite quedar saciados, evitando ingerir alimentos entre horas, por ende nos ayuda a no subir de peso. 

Comer despacio significa:

  • Consumir menos calorías
  • Regular nuestro peso ideal
  • Depurar las grasas y toxinas de nuestro cuerpo
  • Evitar que nuestro cuerpo se llene de gases
  • Evitar indigestión
  • Regular nuestro nivel de glucosa
  • Cuidar nuestra salud dental
  • Acelerar nuestro metabolismo

 

iStock 72004491 SMALL-2

Foto: Upsocl

En general, comer pausadamente nos aporta grandes beneficios desde todo punto de vista. Además nos relaja, nos hace disfrutar más las comidas, haciéndolas totalmente placenteras. Por consiguiente, mejora nuestro estado de ánimo.

Si son tantos los beneficios, entonces ¿Por qué tanto apuro? Disfruta tus comida y… ¡Buen provecho!

 


Anterior:
Siguiente:

Deja tu Comentario