Las comidas y las emociones, ¿Sabes cómo influye una sobre otra?

Me encanta comer, para mi es uno de los mejores placeres que tenemos los seres humanos. Disfruto cada vez que me llega la hora de sentarme a la mesa, agarrar los cubiertos y llevarme a la boca ricos bocados de comida. 

No hay duda de que los alimentos influyen sobre nuestras emociones y viceversa y estoy segura de que tú lo has notado. Cuando estamos ansiosas vamos en busca de comida para sentirnos mejor, quizás estando más relajadas preferimos un pastel con extra de chocolate o cuando la tristeza nos invade es todo lo contrario, no tenemos espacio ni para un bocado. 

No siempre podemos comer dependiendo de las emociones, pues de ser así podemos culminar con exceso de comida, lo que nos conduce a padecer de obesidad. 

 

La comida no es la solución de las emociones

Debemos evitar que nuestra alimentación sea estrictamente emocional, ya que si permitimos que ante cualquier emoción nuestro cuerpo ingrese comida, vamos a terminar con un exceso de calorías dañinas para nuestra salud y que solo nos llevaran a ser personas obesas.  

Nuestro día a día y las situaciones que se nos presentan, permite que nuestro estado de ánimo cambie de un extremo a otro. Nos levantamos con el mejor de los ánimos y de repente se nos presenta una situación delicada y tendemos a ponernos tristes, desilusionadas, deprimidas, ansiosas. Lo mismo pasa al contrario, podemos pasar de la tristeza a la felicidad en tan solo minutos. 

Mientras llevemos una alimentación saludable, mejor nos vamos a sentir. Una dieta de buena calidad nos ayudará a tener bajo control nuestras emociones y evitará que caigamos en comidas altas en grasas o poco nutritivas. 

 

mujer-comiendo-saludable

Foto: Frutismo

 

 


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado