10 Pensamientos tóxicos que tenemos en el gimnasio ¡Detente ahora!

La verdadera guerra en contra de la vida sedentaria se desarrolla en la mente. Si prepararnos e ir al gimnasio es apenas la mitad de la batalla, resulta aun más agotador y desmotivante lo que pueden hacer nuestras propias inseguridades. Así que debemos planificar una estrategia no solo de ejercicios físicos, sino también debemos entrenar a la mente para que no trabaje en contra de nosotros y nuestra voluntad.

Todos hemos pasado por esa etapa en la que vemos a puras personas fit a nuestro alrededor y nos preguntamos a nosotras mismas qué estamos haciendo allí. Y lo segundo que queremos hacer es correr a la seguridad de nuestras casas.

Debemos combatir estos malos hábitos que nos sabotean la rutina así que te describimos los 10 pensamientos más tóxicos que podemos tener. Identifícalos y elimínalos de tu cabeza.

También te puede interesar: 10 Errores que cometemos al ir al gimnasio

1- “Todo el mundo me mira y sabe que no pertenezco aquí”

Puede que al principio te sientas fuera de lugar porque no estás acostumbrada a ir al gym. Pero puede provocar mucha inseguridad esa sensación de que todos te miran, te juzgan y saben que definitivamente no eres para nada fitness. Esto puede ser verdad, solo por hora, pero ni siquiera importa.

Si estás en un gimnasio, pagaste para estar allí como todos. Tus metas son igual de valiosas que las del resto. Así que todos los profesionales fueron en algún momento principiantes.

Está bien sentirse incómoda al principio, solo concéntrate en lo que fuiste a hacer y eventualmente te sentirás como en casa.

2- “Desearía que me viera tan bien como ella”

Es normal que veamos a otras personas con cuerpos de espectáculo en al gym. Y si bien cambiar tu cuerpo no debería ser la razón principal por la que te ejercitas, pues entonces comienza a querer tu cuerpo para que te sientas bien contigo misma y te deshagas de esas envidias tóxicas.

Ve a comprarte la ropa para hacer ejercicio que siempre haz querido, una que te guste y te haga sentir bien. Asegúrate que sea de tu talla actual, porque te sentirás extra bien cuando te comience a quedar grande por todo el peso que has perdido.

3- “Podría comerme 10 pizzas yo ola ahora mismo”

Si no te alimentas bien antes de ir al gimnasio, tu cuerpo no tendrá la energía necesaria para enfrentar todas las actividades por las cuales está pasando. Por eso te distraes del hambre. Así que para que no te de un ataque de hambre en medio de tus ejercicio come una hora antes de ir al gimnasio algún snack energético, aléjate de la sal y el azúcar. Busca alimentos con fibra y proteína; incluso así evitarás salir corriendo del gym a comerte las pizzas.

4- “Ellos hacen mucho más peso que yo”

Una vez más, la comparación es una de las peores maneras para mantener la moral alta. Si estás comenzando, debes saber que el peso o la intensidad de cualquier ejercicio debe ser progresiva. Así que es normal comenzar desde lo básico, menos pesado, o ligero. Poco a poco verás que tu resistencia y fuerza aumentan, pronto podrás hacer ejercicios con más ritmo.

5- “Debo perder 3 kilos más antes de cambiarme en estos baños”

Muchos de nosotros no nos cambiamos en frente otros simplemente por modestidad; pero si ese no es tu caso y lo encuentras normal, debes preguntarte entonces cuál es la verdadera razón por la cual no quieres exponerte frente a otro, o no puedes entrar al sauna.

Sentirse avergonzada de una misma no es una buena motivación; solo debes dar pequeños pasos y te sentirás con confianza muy pronto.

6- “Mejor me bajo de esta máquina para que alguien que haga mejor tiempo la aproveche más”

Usualmente vamos al gimnasio luego de salir del trabajo, en este momento del día es cuando pueden estar más llenos de gente. Sobre todo la parte de cardio suele estar llena de gente esperando por su turno. Sin embargo no deberías sentirte menos importante que los demás, así que termina tu rutina con el tiempo que tienes planificado ya que tus objetivos son tan importante como los del resto. No importa que no corras tan rápido por ahora, o no pedalees a máxima velocidad; los demás pueden esperar.

7- “No sé cómo usar esta máquina y todos me están viendo”

Una vez más estamos aterrorizadas de ir al lugar de las máquinas porque están llenas de hombres musculosos que parecen burlarse de nosotras. Pues esa es una fantasía; la verdad es que la mayoría de las personas que van al gimnasio están haciendo su propio asunto; así que nadie te está juzgando.

Si no sabes cómo usar una máquina, puedes previamente buscar cómo funciona en internet; pedirle a ese amigo que sí es fitness que te acompañe y te enseñe, o simplemente atrévete a preguntarle a alguien y comenzar a hacer amigos.

Claro, todo esto si el gym ni cuenta con entrenadores que te pueden ayudar a usar todo lo que ofrece el establecimiento.

8- “Solamente haré la elíptica por hoy… como siempre”

Este pensamiento tóxico tiene que ver con el miedo que tenemos a probar cosas buenas, si bien prefieres los ejercicios de cardio, los gimnasio ofrecen muchas otras opciones además de la elíptica. Puedes encontrar bicicletas, trotadoras, escaladoras, escaleras. Una vez más se trata de superar tus temores y pedir ayuda, informarte.

El problema es que si siempre haces lo mismo, llegará un momento en que te estancarás y no progresarás más.

9- “He visto que dan clases de yoga aquí pero seguro que no soy nada zen”

Esta frase es un ejemplo de cualquier otra clase o actividad que ofrezcan en el gimnasio y tu temor a comenzar algo nuevo. Así que lo mejor que puedes hacer es ver qué ejercicio te llama la atención e invita a un amigo para que lo intente contigo, luego se hará más fácil que sigas asistiendo si te gusta.

También te puede interesar: 10 consejos: Inspírate para ir al gym durante la época navideña

10- “Hay mucha gente en la zona de estiramiento… mejor lo salto por hoy”

Si crees que los estiramientos son inútiles, pues en realidad son una parte muy importante y necesaria de tu rutina. Estirarte repara a los músculos para los ejercicios, evitan lesiones y ayudan a la pronta recuperación.

Así que toma una esquina donde puedas estirarte o busca un salón vacío que puedas usar por unos cuantos minutos.

Ya sabemos que el gimnasio puede ser un lugar intimidante, y tal vez te encuentres por personas que no sean agradables; pero en realidad ese tipo de gente te la puedes conseguir en cualquier lado.

Así que no dejes que tus miedos e inseguridades te limiten de disfrutar de las diferentes opciones y beneficios que puedes obtener del gym. Búscate un cómplice para hacer ejercicios y piérdele el miedo al gimnasio.

Con información de The Every Girl.

 


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado