15 Trucos para comprar saludable cuando vayas al supermercado

Ya sabes que la opción más sana para comer cuando estás a dieta es preparar los alimentos tú misma. Pero este proceso no comienza en la cocina, sino también debes tener consideraciones a tomar cuando vayas de compras al supermercado para elegir los ingredientes más saludables.

Por eso te dejamos 15 consejos para que tomes las mejores decisiones cuando vayas de compras y no termines con una despensa llena de comidas ya preparadas, dulces y refrescos.

También te puede interesar: ¡Con un buen pie! Consejos para comenzar una dieta balanceada

1- No compres con hambre. El cerebro reacciona a los estímulos visuales así que terminarás adquiriendo comidas que normalmente no comprarías.

2- Haz una lista de compras para que no improvises ni te salgas de tu dieta habitual. Planea tu menú semanalmente y con base en él haz la lista de lo que necesitarás.

3- Recorre el súper en un orden específico, de manera que tu carrito se vaya llenando primero con los alimentos más saludables como las verduras, legumbres, vegetales, cereales integrales, agua; procede con las frutas y terminas con las carnes y pescados. Así no te quedará espacio para otros productos.

4- Ve a los mercados naturales ya que ofrecen alimentos frescos y de temporada. Así evitarás comprar productos empaquetados con más calorías y menos nutrientes.

5- Elige los tamaños pequeños para evitar comer de más. Si quieres aprovechar ofertas o quieres ahorrar, entonces separa las comidas en porciones más pequeñas cuando llegues a casa.

6- Sustituye los alimentos con la opción más ligera que puedas encontrar; en vez de utilizar aderezos con bases en cremas, busca los que están producidos con yogur. En lugar de mantequilla busca queso fresco, frutos secos en lugar de golosinas; hamburguesas de tofu, avena en vez de galletas… ya entendiste la idea.

7-Lee bien las etiquetas y lo que contiene el alimento que vas a comprar. Muchos productos parecer saludables; pero cuando ves sus ingredientes te das cuenta de que contienen muchos aditivos y azúcares.

8- Deja de un lado los colorantes o productos que contengan aditivos que hacen que las comidas solo se vean más atractivas. Elige las comidas más naturales posibles.

9- Evita los productos que digan “sin”, es decir los que prometen ser light, o sin azúcar, o sin grasas y prefiere los alimentos que tengan “con”: con nutrientes, con vitaminas, con fibra.

10- Elije los productos lácteos frescos, así como los huevos, siempre es mejor coprar en mercados de ganaderos u orgánicos.

11- Pídele consejo a tu abuela, quien está acostumbrada a cocinar todo ella misma, y no compres lo que ella no adquiriría. Mejor anota todas sus recetas.

12- Aléjate de los alimentos que provengan de laboratorios, parecen más grandes, se ven más bonitos, no tienen semillas; pero seguramente no saben tan bien y contienen muchas hormonas y otras sustancias que no le son naturales. Compra mejor lo natural sembrado y cosechado de la tierra.

13- Busca los productos frescos, son más saludables que sus mismas versiones empaquetados en plásticos o cajas.

14- Compra poca carne roja, es mejor carne blanca como pavo o pescados.

15-  Haz el tiempo para ir de compras más seguido. Si compras alimentos que te vayan a durar mucho tiempo lo más seguro es que sean poco saludables, procesados y con químicos.

También te puede interesar: 6 Hábitos fitness para adoptar en el 2018

¡Es más fácil de lo que creías! La salud comienza desde que tomas las mejores decisiones. Recuerda que mientras más fresco y natural mejor será para ti.

Piérdele el miedo a elegir tus propios ingredientes y toma el control de tu dieta.

Con información de Clara.


Síguenos en Facebook