¡Con un buen pie! Consejos para comenzar una dieta balanceada

¡Hoy es el día! Sí, hoy es un buen día para comenzar a hacer dieta; nunca es tarde para embarcarnos en el camino a la vida saludable. Estamos motivadas, tenemos la energía, somo decididas, pero, ¿por dónde empezar?

Si bien un buen lugar para iniciar es cerrando un poco la boca para no comer tanto, un estilo de vida saludable no solo se adopta con un plan alimenticio, sino que abarca todos os aspectos de nuestra rutina. Por eso las dietas deben comenzar a practicarse adoptando hábitos saludables que nos permitan lograr nuestros objetivos y mantenerlos en el tiempo.

También te puede interesar: Cinco maneras de superar las ganas de comer dulce sin sufrir un ataque de ansiedad

1- Sigue un plan alimenticio saludable

Un plan alimenticio saludable, equilibrado y saciando definitivamente no se refieren a esas dietas mágicas de cuentas calóricas mínimas con las cuales pasas hambre. Una buena dieta balanceada debe incluir comidas que disfrutes pero que no sean alimentos procesados; así que tu menú debe ser rico en vegetales, frutas, cereales integrales, lácteos descremados, carnes magras, frijoles, nueces.

Todas estas comidas poseen la habilidad de satisfacernos son bajas en calorías, contienen fibra y carnes bajas en grasa; así podrás bajar de peso sin dejar la dieta y sin tener ataques de hambre.

2- Da baby steps

Tómatelo con calma y da pasos de pepe; el cambio puede ser difícil. Hacer pequeños y graduales modificaciones en tus patrones alimenticios es la mejor manera de sobrellevar tu dieta y crear hábitos. Algunos expertos sugieren hacer un cambio a la semana para darte tiempo de ajustarte a tu nuevo comportamiento; pero el ritmo depende de ti.

Por ejemplo, esta semana cambia la la leche completa y quesos por opciones vegetarianas o bajas en grasa y descremadas; la próxima semana sustituye todos los carbohidratos por sus versiones integrales.

3- Sé realista

Usualmente tenemos expectativas muy altas cuando nos proponemos hacer dieta, queremos bajar mucho peso en poco tiempo, o deseamos tener una talla muy pequeña. El problema es que en la práctica, adaptarte a un estilo de vida saludable es un proceso lento. Así que usualmente cuando no vemos que tenemos el progreso esperado nos desmotivamos y abandonamos la dieta.

Para que nuestros objetivos no sean imposibles y poco saludables debemos asesorarnos con un nutricionista quien nos diga qué es lo mejor para nosotros. Lo más saludable es bajar de peso poco a poco; si adelgazamos muy rápido lo más seguro es que tengamos un efecto rebote y ganemos todo el peso perdido en poco tiempo.

4- Recompénzate; no te castigues

Para mantenerte motivada, recompénsate luego de alcanzar cada mini-meta. Por ejemplo, luego de que bajes 3 kilos o hayas ido al gimnasio 5 veces seguidas, date un pequeño premio como comprarte un outfit nuevo para hacer ejercicios, o beberte un café fuera.

Por otro lado, tampoco es bueno que seas muy dura contigo misma cuando tengas momentos de debilidad; lo mejor es seguir adelante y compensar; es decir, convertir los errores en nuevos logros.

5- Busca un cómplice

Incluye a tu familia en tu proceso para la vida saludable, busca a un amigo que vaya contigo al gimnasio, crea un grupo saludable en la oficina; incluso acude a las redes sociales y comunidades para inspirarte, buscar consejo y nuevas ideas. Otras personas serán tu apoyo, te darán motivación en los días difíciles.

6- Documenta tus comidas

Seguir un diario de comidas es una buena manera de tener control sobre lo que comes y cómo deberías ir ajustando tu dieta.  No sabes lo poderosos que es simplemente escribir todas tus comidas; así tienes conciencia en lo que consumen y sabes perfectamente dónde estás y lo que deberías hacer.

También te puede interesar: Plan de emergencia: Siéntete y luce fatástica antes de una fiesta o evento en tan solo siete días

7- Haz ejercicio

No existe una vida saludable sin una rutina de actividad física. Lo importante es que busques un ejercicio que te guste para que no lo abandones. Ve probando poco a poco qué es lo que te gusta hacer, y una vez que encuentres el ejercicio para ti hazlo de manera regular. Así estarás motivada de hacer una actividad física que te guste y no creas que es un castigo.

La verdad es que ya merecer una buena felicitación si has decidido comenzar a trabajar en un estilo de vida saludable.

Hacer dieta no debe ser estresante ni complicado, te merecer una rutina y plan diseñados para ti  pensando en los mejores beneficios. ¡Comienza con buen pie y no abandones la dieta, la meta lo vale!

Con información de Web MD.


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado