¿Comer rápido engorda?

Antes de que me vengas con el chiste de “Comer rápido no engorda; soy yo la que engorda”, debes saber que la respuesta rápida a esta pregunta es sí. El comer rápido no nos ayuda en nada en nuestros objetivos de bajar de peso e incluso puedes propiciar algunas enfermedades digestivas como la indigestión y los gases.

También te puede interesar: Comienza el año con unos buenos masajes para desaparecer la grasa

¿Por qué comer rápido nos hace engordar?

El cerebro tarda alrededor de 20 minutos en crear la sensación de saciedad, así que si comes desesperadamente en 5 minutos lo más seguro es que sigas con hambre y te sirvas más comida. Esto ocasiona que estemos tomando más porciones de alimentos de las que necesitamos por lo que estaremos ganando peso.

Además, según un estudio de la Universidad de Rhode Island, no masticar bien las comidas hace que los alimentos lleguen casi enteros al estómago; lo cual hará más complicado, lento y molesto el proceso de digestión.

¿Quién quiere hacer ejercicio con indigestión, dolor de cabeza, cólicos y gases? Nadie, por eso debemos comer lentamente, salivando bien para que las comidas se digieran y podamos seguir con nuestro ritmo de vida habitual.

¿Cómo dejo de comer tan rápido?

Es difícil, porque usualmente estamos apurados, en especial durante las mañanas. Pero deberías sentarte con calma y sin agobios a comer; levántate más temprano para que puedas lograr desayunar; no comas de pie durante el almuerzo, mastica bien las comidas, es recomendable bajar el tenedor algunos segundos luego de llevarlo a la boca.

Si tienes hijos pequeños, procura tener todo lo que puedan necesitar en la mesa para que no te levantes tanto.

Trata de controlar las porciones en fiestas o reuniones con amigos y familiares. Si eres quien cocina, debes tener la oportunidad de poder sentarte a la mesa para comer tranquilamente. La clave no es solo es comer despacio, sino evitar comer de más sin darnos cuenta.

No pongas las fuentes de comidas para que todos se sirvan; tú misma pon la comida en cada plato y así evitarás que se sirvan de más o repitan.

Llévate el pan de la mesa luego del segundo plato y trata de no comerlo antes de que llegue la comida. Retira los postres y bebidas de la mesa luego de terminar, solo deja algo ligero como café o infusiones para la sobremesa.

También te puede interesar: Cinco formas de incluir más proteína a tu dieta

¿Cuáles platos me ayudarán a comer más despacio?

Las cremas, sopas y caldos harán que bajes la velocidad ya que están calientes. Las carnes con hueso o espinas también harán que mastiques con cuidado y tardarás un tiempo en sacar la carne, así que no deshueces el pollo o retires la piel del pescado.

Los platos con mariscos poseen texturas duras, como la paella que tienen carne de calamar y pulpo harán que mastiques más, además llevan moluscos en concha que te entretendrán un rato. Igualmente las comidas que tienen crustáceos a los cuales hay que pelarlos o romper la cáscara.

Las frutas enteras también te darán un buen tiempo ya que hay que pelarlas y picarlas en pedazos, así que sírvelas completas.

Ya tienes unos cuantos trucos para que comas más lento y ayudes a tu cuerpo a no comer de más. Recuerda que los procesos lentos de digestión pueden hacer que nuestro metabolismo se ralentice, por lo cual estaríamos dejando de procesar calorías a un buen ritmo.

Lo importante es que disfrutes de la comida y te des un buen tiempo para ti y para nutrir tu organismo. El equilibrio y la vida saludable también incluyen la tranquilidad.

Con información de Clara.


Síguenos en Facebook