Motívate con estos 6 tips para querer ejercitarte después del trabajo

Para bien o para mal tú eres tu mejor amiga a la hora de motivarte; claro… o también tu peor enemiga. Muchas veces estamos tan cansadas de un día duro en la oficina que lo único que queremos es correr a casa a darnos un baño con espuma. Definitivamente el estrés puede hacer que se me olvide completamente que existen los gimnasios.

Sin embargo, no es bueno para nuestra rutina saltarnos la actividad física; y mucho menos con frecuencia. Así que si quieres hallar motivación para hacer ejercicios después de salir del trabajo sigue estos 6 tips aunque estés muy cansada y estresada.

También te puede interesar: 18 Tips que debes seguir para tener un cuerpo más delgado y tonificado

1- Agenda tus ejercicios con anticipación

La verdad es que sería muy bueno que hiciéramos ejercicios todos los días después de salir de la oficina; pero entre esto, tener una vida social, cuidar de la familia, probablemente lo mejor no es intentarlo todo a la vez.

Así que para que nuestra vida no sea un completo desastre, debemos empezar con pasos de bebé. Primero comienza agendando tu ida al gimnasio unas tres veces a la semana, cuando veas que tienes la mayor disponibilidad de tiempo. Mientras veas cómo se mueve tu semana, ve agendando tus ejercicios dependiendo del día y tus momentos libres. Ya verás que poco a poco podrás ir al gimnasio casi todos los días.

2- Lleva tu ropa de entrenamiento al trabajo

Puede parecer muy sencillo, pero de hecho llevar todo lo que necesitas para ir al gimnasio hace más probable que asistas y que hagas ejercicios en vez de ir a casa para cambiarte; lo que te da la posibilidad de quedarte y no salir más.

3- Asegúrate de pasar por el gimnasio cuando salgas de la oficina

Un buen truco para que no evitemos ir al gimnasio es inscribirnos en uno que esté camino a casa y que siempre veamos cuando salgamos del trabajo. De esta manera no tendremos excusas para saltarnos nuestras clases y entrenamiento.

4- No pierdas de vista tu meta

Esto no es solo en sentido figurado, trata de mantener tu meta a la vista, en un lugar donde siempre puedas verla. Si quieres que te queden tus jeans favoritos de nuevo, cuélgalos en un lugar donde puedas verlos, pon una fotografía de alguien que sea tu inspiración, imprime una tarjeta con tu rutina de ejercicios para que sepas que debes ejercitarte. Ya captaste la idea.

5- Permítete romper con el hábito

Crear un hábito nuevo lleva tiempo; así que si no estás acostumbrada a hacer ejercicios debes tener paciencia y tomártelo con calma. Ponte tu propio horario, hazte tu rutina, elige el ejercicio que quieras hacer. Adapta los ejercicios a tu estilo de vida y date el tiempo de que se cree el hábito de que te ejercites regularmente.

6- No seas muy dura contigo misma

Usualmente lo que sucede cuando faltas a un día de ejercicios es que lo veas como un fracaso. Si bien no es lo ideal, no pasa nada si pasa de vez en cuando; así que no dejes que esto te desmotive. Esto no es una excusa para no retomar la rutina el día de mañana.

También te puede interesar: 9 Hábitos que debes abandonar si quieres tener una vida saludable

Así que haz lo posible para organizarte, tener motivación y paciencia para que te blindes con la constancia de hacer ejercicios. Recuerda que es lo mejor que puedes hacer por tu salud, y todo el esfuerzo valdrá la pena.

Pon en práctica estos tips para que puedas hacer actividad física luego del trabajo; incluso búscate un compañero de ejercicios para ambos puedan apoyarse y acompañarse al gimnasio después de salir de la oficina.

Con información de Career Girl Daily.

También te puede interesar: ¡¡Pierde grasa y DIVIÉRTETE!! | En forma

Video cortesía de i24Web.


Síguenos en Facebook