¿Cómo puedes saber si tienes un metabolismo rápido o lento?

Seguro hemos escuchado, o incluso hemos afirmado con toda confianza que nos es muy difícil bajar de peso porque tenemos un metabolismo bajo. ¿Pero cómo saber si esto es cierto realmente?

Pregúntate a ti misma si realmente tu ritmo metabólico es lento o si la verdad es que comes muchas calorías vacías y no haces ejercicios regularmente. Si parece que haces todo bien con la dieta y la rutina, entonces puedes comenzar a preguntarte realmente si tal vez tu metabolismo necesita un empujoncito.

También te puede interesar: ¡Aléjate de ellos! 14 Alimentos que te harán lucir mayor de lo que eres

¿Cuáles son las señales clásicas de un metabolismo lento?

1- Kilos de más que no se van

Con un metabolismo lento sueles aumentar unos kilos, especialmente en el área media del cuerpo, que no terminas de quemar a pesar de hacer ejercicios y dietas; nada parece funcionar. Esta condición en la que tu cuerpo se resiste a perder peso es una señal de un metabolismo lento.

2- Gas e hinchazón

Si sufres constantemente de hinchazón y gases después de comer es una señal de que tienes algún problema estomacal. Ve las señales: si entre tus síntomas se incluye la acidez, estreñimiento, dolor estomacal, mala digestión, además de los gases y la inflamación todo esto puede producir una ralentización de tu metabolismo por la fatiga producida por tu cuerpo al tratar de digerir bien los alimentos.

3- Desbalances hormonales

Si tienes un metabolismo lento, usualmente también puede haber un desbalance hormonal. Síntomas de este desequilibrio suelen ser una piel seca y cabello muy débil.

4- Desequilibrio en los niveles de azúcar

Si tienes el azúcar alta comúnmente tendrás antojos de comidas altas en carbohidratos, y de manera seguida. Pero luego de que pasa el pico de azúcar, lo que sucede rápidamente, tendrás una sensación de cansancio. Esta montaña rusa de niveles de azúcar afectarán el ritmo natural de tu metabolismo.

¿Cómo puedes acelerar tu metabolismo?

  1. Prepara tu cuerpo no comiendo nada después de cenar, eso hará que hagas ayunas por más de 12 horas, con lo cual alistará tu organismo para quemar grasas el día siguiente.
  2. Desayuna 1 o 2 horas después de despertarte en las mañanas para evitar desbalances en los niveles de azúcar.
  3. Toma meriendas cada 4 o 6 horas, de carnes magras, grasas saludables, proteínas y fibra.
  4. Deshazte de todas las comidas que te caen pesado, te producen gases, inflamación o acidez.
  5. Bebe mucha agua, ya que mantenerte hidratada aumentará tu metabolismo en un 30%.
  6. Haz más ejercicios HIIT preferiblemente en las mañanas para que quemes calorías durante todo el día.
  7. Trata de manejar el estrés porque el cortisol, también llamado la hormona del estrés, trabaja en contra de tus músculos haciendo que almacenes grasa.
  8. Asegúrate de dormir bien, de 7 a 9 horas todos los días.

También te puede interesar: 5 Claves para que dejes la adicción al azúcar sin perder la cabeza en el intento

¿Qué dices? ¿Tienes un metabolismo rápido o lento? Si eres de las pocas afortunadas, aprovecha tu suerte para tener una vida saludable; pero si tienes un metabolismo lento ya sabes cuáles son las claves para lograr acelerarlo.

Toma en control de tu vida saludable y comienza a maximizar tu ritmo metabólico para que quemes grasa y pierdas peso.

Con información de Mind Body Green.

También te puede interesar: Esto es lo que pasa si no tomas agua | i24web

Video cortesía de i24Web.


Síguenos en Facebook