Si es la comida más saludable, ¿por qué mi ensalada me está causando hinchazón y malestar?

Puede sorprender, pero una ensalada no significa automáticamente una comida saludable. De hecho, hay varias cosas que debes tener en cuenta en tus platos para que no se te salgan de control.

Puedes convertir tu ensalada en una hamburguesa fácilmente y sin darte cuenta si no tienes cuidado. Entre todos los aderezos, grasas, carbohidratos de más, es muy sencillo sumar y sumar ingredientes para al final tener una comida con muchas calorías.

También te puede interesar: Ensalada César de kale y aguacate con chips de batata

Pero no temas, no renuncies a tus ensaladas favoritas, solo ten en cuenta estas 5 razones por las cuales puede estarte hinchando, causándote malestar y aumentándote de peso.

1- Tu aderezo no te está haciendo ningún favor

Ya sabes que una ensalada hecha una piscina de aderezo no es la opción más beneficiosa para consumir vegetales. Pero hay más que las cantidades. Debes ver todos los ingredientes que componen tus aderezos ya que pueden estar hechos de muchos aceites, sales y azúcares; estos son precisamente los elementos que te harán engordar.

Esto no quiere decir que debes comer tu ensaladas sin aderezos, solo mejora la calidad de tus salsa, mientras más sencillas, mejor. Elige limón, vinagretas y solo aceite de oliva.

2- Tiene muchos vegetales crudos

Aunque esta es la mejor manera de aprovechar los vegetales y toda su fibra, hay que admitir que hay algunos vegetales más complejos de digerir que otros y nuestro estómago no puede tolerar mucha fibra a la vez. Precisamente esto es lo que te puede estar causando la hinchazón estomacal y los malestares.

¿La solución? Trata de rostizar o ligeramente cocinar algunos de tus vegetales antes de agregarlos a las ensaladas, intenta por ejemplo cocer al vapor el brócoli, sancochar la espinaca, o poner los espárragos a la plancha.

3- Tu topping le está agregando sales y azúcares extras

Colocarles nueces, semillas o frutos secos a tus ensaladas le están agregando muchos otros ingredientes y calorías a tu plato sin siquiera darte cuenta. La mayoría de estos alimentos contienen azúcares y sales, ingredientes que causan inflamaciones y desbalances en la bacteria de los intestinos.

Además, estos ingredientes, aunque parecen inocuos, contienen muchas calorías en tan solo una pequeña cantidad, por eso hay que controlar sus porciones.

4- Te estás dando una sobredosis de fibra

Otra manera de comer mucha más fibra de la que tu cuerpo puede manejar es agregar junto a los vegetales muchas legumbres como los frijoles.

Si bien son una buena fuente de proteínas, si ya tu estómago no puede manejar los vegetales crudos, menos podrá con las legumbres; en especial los frijoles enlatados, que contienen muchos ingredientes y sales para preservarlos.

Así que cuando vayas a comer legumbres, cocínalas bien tú misma, que te queden bien tiernas para que puedas procesarlas sin problemas.

También te puede interesar: ¡Ensalada para el invierno! Pollo y coles al estido oriental para mantenerte caliente

Foto: Fit Body USA

5- Tu ensalada es muy grande

¿Has escuchado que mucho de algo bueno puede ser malo? Pues este es el caso para las ensaladas. La clave es la moderación, así que  acompaña tus comidas con estos alimentos, pero solo llenar la mitad de tu plato será suficiente, las cantidades dependerán de cuánto soportes la fibra.

¡Ya lo sabes!

Mientras más natural, sencilla y cocina sea tu ensalada mejor para tu pancita. No dejes de comer los alimentos saludables, solo asegúrate de aplicar estos tips para que no sufras de sus efectos secundarios, verás que le harás un favor a tu estómago.

Con información de Rodale Wellness.

También te puede interesar: Ensalada Surimi

Video cortesía de i24Web


Síguenos en Facebook