3 maneras distintas de comer pollo y no morir de aburrimiento

 

 

El pollo es siempre una de las opciones más populares a la hora de comer saludable. A la parrilla, para acompañar unas tostadas, al horno, como sea, el pollo siempre es una buena opción. Saludable, rico en sabor y bajo en calorías.

 

 

 

 

 

Precisamente, por ser un fijo en nuestra dieta, a veces caemos en la rutina, ¡Encontramos la solución! Te presentamos tres maneras distintas de preparar pollo para ti y los tuyos, que aparte de ser ricas, son sanas y bajas en calorías.

 

 

El Pollo salteado con ensalada marroquí

 

Ingredientes para 6 raciones:

  • 12 filetes de pollo grandes (sin piel)

  • 1 cucharada de aceite de coco crudo

  • Una pizca de pimienta de cayena

  • 15 g de semillas de calabaza

  • 15 g de semillas de girasol

  • Aceite vegetal

  • 200 g de quinoa cocida

  • 40 g de aceitunas verdes sin hueso cortadas a rodajas

  • 10 g de ralladura de limón

  • Hojas de perejil

  • Hojas de menta

  • 100 g de guisantes cocidos

  • 2 puñados de espinacas babé lavadas y secas.

 

 

 

 

Aderezo:

  • 30 g de miel

  • Jugo de limón

  • Una cuchara pequeña de aceite de oliva.

 

 

 

Preparación:

 

 

Saltea los filetes de pollo en una sartén antiadherente con el aceite de coco hasta que estén bien dorados. Añade la pimienta de cayena y sazona con un poco de sal. Aparte, fríe las semillas de calabaza y de girasol en aceite vegetal hasta que estén doradas.

 

 

Combina la quinoa con las aceitunas, la ralladura de limón, el perejil, la menta, los guisantes y las espinacas. Incorpora las semillas tostadas. Condimenta con sal y pimienta. Emplata la ensalada junto al pollo.

 

 

Finalmente, haz el aliño mezclando todos los ingredientes; echa una parte para aderezar la ensalada de quinoa y el resto lo puedes verter sobre el pollo.

 

 

Foto: tudespensa.com

 

 

 

También te puede interesar: Mantequilla de maní fit para tus recetas saludables

 

 

 

Brócoli asado, pollo en tiras, nueces, albahaca y parmesano

 

 

 

Ingredientes para tres raciones:

 

 

  • 2 muslos de pollo

  • 2 cucharadas de aceite de oliva

  • Una ramita de romero

  • 400 g de brócoli

  • 2 cucharaditas de ralladura de limón

  • 25 g de nueces tostadas

  • 12 hojas de albahaca

  • 50 g de queso parmesano.

 

 

 

 

Preparación:

Precalienta el horno a 190 °C. Sazona con sal y pimienta los muslos de pollo y échales un chorrito de aceite. Ponlos en una bandeja con una ramita de romero debajo y ásalos 10 minutos.

Corta el brócoli en trozos grandes, salpiméntalo y rocíalo sólo un poco de aceite. Espolvorea una cucharadita de ralladura de limón por encima.

Cuando el pollo lleve 10 minutos en el horno, baja la temperatura a 180 °C y mete el brócoli para que se cocine junto al pollo 20 minutos más.

 

Cuando el pollo lleve 35 minutos en el horno, comprueba que esté hecho, introduce un cuchillo hasta el hueso. Abre un poco la carne; si los jugos son claros, está cocido, aunque el hueso puede seguir un poco rojo. Sácalo y déjalo reposar cinco minutos.

Una vez frío separa la carne del hueso y extiéndela por la bandeja de horno con el brócoli después de enfriar. Mezcla con las nueces tostadas y añade otra pizca de ralladura de limón. Añade las hojas de albahaca picadas por encima y el parmesano. ¡Buen provecho!

 

Foto: es.pinterest.com

 

 

 

También te puede interesar: Desayuna rico y saludable con menos de 350 calorías

 

 

 

Pollo marinado con alcachofas, limón asado y quinoa roja

 

 

 

Ingredientes:

 

 

  • 4 pechugas de pollo

  • Un manojo pequeño de tomillo con las hojas picadas

  • Un manojo pequeño de romero con las hojas picadas

  • 2 limones cortados a lo largo

  • 6 dientes de ajo

  • Aceite de oliva extra virgen

  • 8 alcachofas sin las hojas exteriores, limpias y troceadas en cuartos

  • 250 g de quinoa roja, ya cocinada

  • 200 g de rúcula

  • 100 g de queso Parmesano

  • Sal

Sugerencia para aderezar: pesto de albahaca y rúcula

 

 

 

Preparación: 

 

Mezcla el pollo con las hierbas, los ajos, un chorrito de aceite de oliva y el zumo y la ralladura de un limón (reserva un poco). Cubre y déjalo marinar dos horas.

Mezcla las alcachofas con limón, añade un chorrito de aceite y 100 ml de agua y deja cocer en un recipiente de vidrio a unos 200 °C durante 20-25 minutos.

Asa el pollo a fuego lento hasta que dore. Luego combina el otro limón con aceite, sazona y a su vez, ásalo hasta que tome color. Mezcla con la quinoa, las alcachofas y la rúcula, añade otro chorrito de aceite y sazona. Sirve con el Parmesano y el pollo en rodajas.

 

Foto: womenshealth.es

 

 

 

Aquí lo tienes, 3 maneras distintas para que no te aburras comiendo pollo. En realidad, que tu alimentación saludable no sólo sea baja en calorías sino divertida y sabrosa. ¿Qué esperas? no lo dejes de probar.


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado
Ir a la barra de herramientas