5 Gelatinas light para la merienda

La gelatina no precisamente tiene que ser una comida aburrida, y mucho menos debe venir de un sobre en un polvo procesado. Para algunos la gelatina nos puede hacer recordar los momentos felices de la infancia. Y no se debería quedar como un simple alimento para niños.

También te puede interesar: DOS GELATINAS PARA LA NAVIDAD

Por eso te recomendamos 5 recetas para darle un upgrade a este postre y hacerlo una merienda no solo rica, sino original y hasta chic.

Fuente: Cocina Fasilísimo

1- Gelatina de yogur y fresas

¿A quién se le ocurriría que el yogur puede ser refrescante? Pues con esta gelatina ahora será un postre delicioso y divertido. Solo necesitas 400 gramos de fresas picadas, 4 yogures light pequeños, 1 litro de agua, stevia, 4 láminas de gelatina sin sabor y 1 molde de gelatina.

Para preparar tu gelatina de fresa, haz un jugo con 300 gramos de las fresas y el agua en una licuadora, agrega un poco de stevia para endulzar y pasa el zumo por un colador.

Derrite dos láminas de gelatina sin sabor, primero hidratándolas con agua fría hasta que se ablanden y luego con agua caliente hasta que se disuelva totalmente. Agrega la gelatina al jugo de fresas y vuelve a pasarlo por la licuadora. Pon el jugo en el molde y lánzale unos pedacitos de fresas. Congela hasta que cuaje.

Ahora derrite las otras dos láminas de gelatina sin sabor y agrega a los yogures con un poco de stevia. Termina de llenar el molde con el fondo de la gelatina de fresa. Cuando esté todo cuajado desmolda y disfruta de esta linda de presentación.

Fuente: Real Adventure Travel Guide for Best Adventure Tours to Asia

2- Gelatina de arroz

Aunque te suene extraño, el arroz puede ser utilizado en postres incluso en la gelatina. Pruébalo porque te aseguro que queda sabrosísima. Para hacerla necesitas 4 cucharadas de gelatina sin sabor, ½ taza de agua, 1 y ¼ de leche descremada, 1 taza de edulcorante, 2 tazas de arroz con leche (usa una receta light o vegetariana) y una ramita de vainilla.

El procedimiento para hacerlo también es súper sencillo: Hidrata la gelatina sin sabor, y coloca en una olla la leche, el edulcorante, el arroz preparado, une todo a fuego lento hasta que esté integrado, agrega la gelatina y la vainilla.

Vierte la mezcla en un molde para gelatina hasta que cuaje. ¡Listo! Sirve con una fruta de tu preferencia.

Fuente: Budgetpantry

3- Gelatina de merengada

Todos disfrutamos de una buena leche merengada, y podemos hacer un rico pudín de esta bebida con gelatina. Para esto necesitamos 700gr de leche desnatada, 1 cucharadita de canela, 1 cáscara de limón, 1 sobre de gelatina sin sabor y edulcorante al gusto.

Mezclamos la leche, el edulcorante y la piel de limón. Agregamos la gelatina hidratada y batimos con una batidora de mano o en una licuadora. Colocamos la mezcla en unos moldes individuales y refrigeramos hasta que cuaje. Espolvoreamos un poco de canela cuando vayamos a servir.

Fuente: Delicious

4- Gelatina de chocolate

No podía faltar el delicioso chocolate en nuestros postres. Así que para hacer una refrescante gelatina de chocolate necesitamos 500 ml de agua, un sobre de gelatina sin sabor, 2 cucharadas de edulcorante, una barra de chocolate oscuro de 45 gramos y ½ cucharadita de vainilla.

Pon a hervir el agua y agrega el chocolate partido en trozos, cocina a fuego lento hasta que el chocolate se haya derretido, deja hervir por 4 minutos. Agrega la gelatina disuelta y mezcla.

¡Listo, ya tienes otra receta con chocolate para añadir a tu repertorio!

Fuente: Dr. Oetker

También te puede interesar: GELATINA DE DURAZNO, YOGUR Y GRANOLA

5- Gelatina de naranja

No te aburras solo con la gelatina de frambuesa que venden en todos los supermercados. Puedes hacer tu propia gelatina de la fruta que quieras. Para hacer una gelatina de naranja necesitas: 1 sobre o lámina de gelatina sin sabor, 1 litro de jugo de naranja, 1 taza de agua, stevia al gusto.

Primero, hidrata la gelatina en agua fría, mientras tanto pon el jugo de naranja y el agua en un olla y caliéntalo sin dejar hervir. Cuando la gelatina esté suave, llévala a la olla y disuélvela bien. Vierte el jugo en el molde y refrigéralo hasta que esté cuajado. Puedes agregar rodajas de naranja para decorar.

Así que las gelatinas no deben ser aburridas o desabridas. Solo debes experimentar con recetas e ingredietes a tu gusto.

¡Ligero y fácil!

Con información de Cocina Delirante.

 


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado
Ir a la barra de herramientas