7 Maneras de detectar si estás utilizando miel falsa en tus recetas

¡Miel falsa! No te espantes, aunque te parezca muy extraño, tal vez no estés comprando miel real en el supermercado. Y es que la industria de los alimentos se ha encargado de modificar un poco este dulce ingrediente para hacerlo más atractivo a la vista, refinado e incluso aun más dulce.

También pueden existir productos en los mercados marcados como mieles pero que en realidad estarían hechos con siropes de azúcares o maíz;  melazas, dextrosa u otros ingredientes y saborizantes artificiales; componentes que no tienen nada que ver con las abejas.

También te puede interesar: Dulce noticia: 13 Beneficios de consumir miel de caña

Así que somete  tu miel a estas 7 pruebas para que confirmes si es real o no.

1- Lee las etiquetas

Antes de que compres miel siempre debes leer la etiqueta. Las empresas que comercializan alimentos están obligadas a etiquetar los ingredientes con los cuales están hechos los productos, y la miel no escapa de esta regla. La legislación puede variar dependiendo de la localidad; pero usualmente tienen la responsabilidad de hacerlo.

2- Haz la prueba de caramelización

Coloca algunas cucharadas de miel en un envase para microondas y ponla a calentar en potencia alta. La miel real eventualmente se caramelizará; pero la falsa comenzará a hacer burbujas y a producir un cierto tipo de espuma debido a los ingredientes agregados.

3- Prueba del agua

Coloca una cucharada de la miel en un vaso de agua y mezcla. Si la miel es real al rato se asentará al fondo del vaso; si no, se disolverá y otros ingredientes no solubles quedarán flotando en la superficie.

4- Prueba de la llama

La miel pura es inflamable; por eso es que la cera de abeja se utiliza para hacer velas. Para hacer esta prueba, toma un fósforo, y ponle miel en la punta; luego enciéndelo pasándolo por la lija de la caja. Si es miel real el fósforo encenderá y arderá gracias a la miel; si no, no podrás prenderlo por la humedad del producto falso.

5- Prueba del pan

Simplemente unta miel en una rebanada de pan fresco y déjalo a un lado a lo largo del día. Si la miel es real el pan se endurecerá; pero si no, el pan permanecerá húmedo por las impurezas de la miel falsa.

6- Cristalización

La miel natural suele cristalizarse con el tiempo cuando se expone al aire; esto es por la enorme cantidad de azúcar en la miel. En cambio, la miel falsa no contiene la misma cantidad de azúcar y además contiene químicos que la hagan permanecer líquida siempre.

También te puede interesar: Miel de Manuka: Un vuelo hacia la pérdida de peso

7- Prueba del papel

La miel no contiene humedad, así que pon unas gotas sobre un papel absorbente y si es absorbida aun después de unos minutos, es falsa. Pero si la gota permanece sobre el papel, incluso luego de un buen tiempo, es miel real.

Ya lo tienes, unas formas sencillas de saber si estás comprando el producto real. Así que convierte tu cocina en un pequeño laboratorio y toma el control total de lo que consumes.

Lo mejor que puedes hacer es comprar la miel de granjas locales que te garanticen sus procesos, incluso es muy beneficioso si es orgánica.

Por cierto; si tu miel real se cristaliza, solo métela por unos segundos en el microondas o dale un baño de María y volverá a su estado líquido.

¡Endulza con miel de verdad!

Con información de Your organic child.

También te puede interesar: Consumir té verde en exceso puede tener efectos negativos

Video cortesía de i24Web

Ya que estás en la onda de verificar los atributos de todos los alimentos que consumes, deberías ver por qué el exceso de algo bueno, como el té verde, puede resultar malo para la salud.

 


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado
Ir a la barra de herramientas