¿Adicto a los refrescos? 7 Pasos para reemplazar las bebidas gasificadas para siempre

Si bien existen muchas opciones de refrescos light, sin calorías y sin azúcares, no hay que pasar por alto que contienen muchos ingredientes que no son para nada naturales y que pueden perjudicar la salud, en especial si se consumen con frecuencia.

En este caso, para estar totalmente seguros, podemos dejar de beber por completo los refrescos y bebidas gasificadas. ¿Pero cómo hacerlo?, porque si estás acostumbrado  tomarlas puedes ser dependiente de sus ingredientes: la cafeína y el azúcar son altamente adictivos, por lo que nos costará mucho olvidarnos de ellas con facilidad.

También te puede interesar: Comienza el año con unos buenos masajes para desaparecer la grasa

¿Estás a dieta? Bebidas que no puedes tomar en verano
Pinterest

Así que sí quieres bajar de peso o llevar una vida totalmente natural, te damos 7 consejos para que dejes de lado los refrescos de una buena vez por todas.

1- Si tienes refrescos en tu casa, deshazte de ellos, bótalos inmediatamente. No lo pienses mucho. Si los dejas para que otros la beban serán una gran tentación complicada de superar.

2- Bebe un vaso de agua en lo que te levantes en la mañana. De esta manera te mantendrás hidratada y sin sed. Lleva contigo siempre un buen termo con agua para que acudas a ella cada vez que quieras y así evites comprar refrescos.

3- Come un buen desayuno con proteínas y grasas buenas; si comes solo carbohidratos éstos harán que suba el azúcar en la sangre pero por un período corto de tiempo. Por eso es mejor acudir a los carbohidratos que nos mantendrán con energía, saciados y sin hambre.

4- Si tienes algunas horas en el día en la cual sabes que te dan ganas de beber refrescos, ten en cambio una botella de agua gasificada preparada o un buen jugo. Así estás buscando sustitutos saludable en vez de reprimir por completo el antojo.

5- Come meriendas. Una de las razones por las que queremos refrescos es para saciar el hambre y las ganas de un subidón de azúcar. Mejor tomemos una merienda saludable energética como un puñado de nueces.

6- Olvídate de comprar comidas rápidas, ya que usualmente vienen con refrescos; aunque sean de dieta es mejor evitarlos.

7- Ten motivación y paciencia, si tienes mucho tiempo bebiendo refrescos no vas a liberarte de la costumbre de la noche a la mañana. Tomará tiempo, algunos estudios dicen que nos lleva unas dos semanas en crear un nuevo hábito.

También te puede interesar: ¿Comer rápido engorda?

Así que con muchas ganas y trucos puedes irte olvidando de los refrescos, recuerda siempre mantenerte hidratada y acudir a las opciones naturales para calmar los ataques de ansiedad.

¡Sí es posible y tú puedes tomar el control de tu dieta!

Con información de Full Músculo.


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado
Ir a la barra de herramientas