¿Aun no llegas a tu peso ideal? 27 Razones por las cuales no estás adelgazando

Digamos que estás haciendo todo bien: No te sales ni un paso de la dieta, vas al gimnasio muy seguido y bebes mucha agua. ¿Entonces por qué no terminas de adelgazar los kilitos que te faltan para llegar a tu peso ideal?

Aquí te dejamos 27 razones por las cuales puede que no estés bajado de peso, que no tienen nada que ver con comerte unos cuantos cupcakes de más.

También te puede interesar: Adelgaza sin esfuerzo: 12 Alimentos para quemar grasa sin darte cuenta

1- No duermes lo suficiente: Pocas horas de sueño hacen que el metabolismo se ralentice y afecta la actuación de las hormonas del hambre leptina y ghrelina. La leptina le dice al cerebro que debemos dejar de comer, mientras que la ghrelina, producida en el estómago, estimula en hambre.

2- Comes de más alimentos saludables: Mucho de una cosa buena puede resultar malo. Las nueces, aguacate, pastas, aceite de olive y chocolate negro son comidas muy saludables; pero esto no quiere decir que no contienen calorías; de hecho, poseen una alta cantidad de cuenta calórica; por lo cual deben ser consumidas con moderación.

3- Tu tiroides no está muy bien:  La glándula de la tiroides regula hormonas que manejan cómo nuestro cuerpo utiliza la energía de los alimentos. Una tiroides enferma saca de control el metabolismo.

4- Estás consumiendo azúcares escondidas en otros alimentos: Hay azúcares escondidas en muchas comidas, como barras de granola, cereales, bebidas energéticas, salsas, aderezos, mantequillas de nueces. Revisa las etiquetas para que te asegures de no consumir estas calorías vacías.

5- Te saltas el desayuno: Si tienes hambre en la mañana, aunque estés muy apurada, debes hacer un espacio para desayunar. Esta costumbre te ayudará a perder peso y a tener menos ataques de hambre.

6- Cuentas calorías; no nutrientes: Las calorías no son nuestras enemigas; es preferible que consumas alimentos con calorías y nutrientes saludables, a que comas comidas que prometen no tener calorías pero que no aportan nada bueno para el organismo.

7- No controlas las porciones: Aunque comas alimentos saludables, debes tener en cuenta que no adelgazarás si no mides las porciones de comes.

8- Puedes tener un desorden hormonal: Condiciones como los ovarios poliquísticos traen consigo desequilibrios hormonales que afectan tu metabolismo y tu capacidad para perder peso. El exceso de producción de hormonas masculina puede ocasionar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.

9- Absorbes estrógenos ambientales: Químicos sintéticos encontrados en productos plásticos, fertilizantes, detergentes y cométicos puedes ocasionar un exceso de estrógeno, lo que resulta en aumento de peso en hombres y mujeres.

10- Comes mientras cocinas: Comer fuera de tus comidas o meriendas hará que consumas más calorías de las que deberías. Solo concéntrate en alimentarte según tu planificación, no piques mientras cocinas ni cada vez que abras la nevera.

11- Te sobrepasas con la comida dietética: El hecho de que compres alimentos marcados como “dietéticos” o “light” no quiere decir que puedes comer las cantidades que quieras en el momento que quieras; estas comidas también tienen calorías y nutrientes que debes tener en cuenta.

12- Tal vez un medicamento es culpable: Si sufres de alguna condición médica que te obliga a tomar medicinas, puede que el remedio a tu padecimiento te esté causando sobrepeso.

13- Estás todo el día sentada: Puede que estés muy ocupada para ejercitarte, pero la verdad es que el sedentarismo en una de las principales causas del sobrepeso. Levántate cada 30 minutos, estírate, extiende las piernas, ponte derecha, haz todo lo posible por moverte.

14- No tienes tiempo para cocinar: Si no te preparas tus propias comidas, seguramente terminarás comprando alimentos poco saludables con muchas calorías y grasas que te harán engordar

15- Te olvidas de comer vegetales: Comer vegetales es una buena manera de adelgazar, ya que te mantendrán llena sin consumir tantas calorías.

16- Solamente haces cardio: Aunque hagas muchos kilómetros en tu corredora; no levantar nada de peso con las mancuernas te estancarás en tus progresos. Debes tonificar los músculos para poder perder peso.

17- No comes suficientes grasas: Aunque no lo creas existen grasas saludables esenciales como los encontrados en las nueces y el pescado que facilitan la quema las grasas “malas”.

18- Tu cuerpo te está dando la batalla: Existe una teoría en la cual se cree que el cuerpo está “programado” para permanecer en cierto peso, y si quieres bajar má, el organismo te dará la pelea. Esto explica por qué solo con reducir las calorías no se logra una pérdida de peso significativa. Busca adelgazar a largo plazo, lentamente pero de manera constante.

19- Entrenas con el estómago vacío: Hay estudios que demuestra que hacer ejercicios con el estómago vacío quema las calorías de los músculos y no de la grasa.

20- No consumes ciertos grupos de comida: Para adelgazar debes consumir los alimentos más variados y completos posibles.

21- No comes lo suficiente: Puede parecer contradictorio, pero si te restringes mucho las calorías, tu cuerpo entrará en un estado de alerta en el cual comenzará a almacenar grasa en vez de quemarla.

22- Comes fuera seguido: Si comes fuera con regularidad esto hará que te sobrepases con tus comidas favoritas, y con ellas terminarás tomando aperitivos, bebidas y postres.

23- Tus snacks después del entrenamiento son incorrectos: Un snack debe ser solo eso: un pequeño snack. Lo que deberías comer después de los ejercicios no debería sobrepasar las 150 calorías.

24-  No llevas el control de tus comidas: Además de medir las porciones, debes controlar también qué alimentos son buenos para ti; si bien la hora de la merienda puede ser divertida, evita las galletas, helado, y dulces. Las bebidas también tienen calorías e igualmente deberías contarlas.

25- Bebes alcohol: El alcohol solo te ofrece calorías sin valor nutricional. Solo limítate a una copa de vino tinto al día.

También te puede interesar: 16 Señales de que tu cuerpo necesita un detox

26- Estás estresada todo el tiempo: Las hormonas del estrés no solo te ocasionan inflamación en el cuerpo, sino que te distraen de tus objetivos y te pueden ocasionar antojos y ataques de hambre.

27- Haces dietas milagrosas: No existen las dietas milagrosas, Si quieres bajar de peso correctamente debes asesorarte con un nutricionista que te diga cuál es el plan alimenticio correcto para ti.

Ya sabes cuáles son los errores, ahora debes alejarte de ellos y corregir lo que estés haciendo mal. ¡Sí se puede!

Con información de Candorist.

También te puede interesar: 6 claves para estar en forma

Video cortesía de i24Web


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado
Ir a la barra de herramientas