Ni un granito de sal más: 9 Maneras de evitar una sobredosis de sodio

Veamos: ya cortas con las grasas, cuentas calorías, y te has despedido de casi todos los carbohidratos. ¿Pero has hecho algo para controlar tu consumo de sodio? Incluso si no le agregas sal a tus comidas podrías estar comiendo una alta cantidad de este ingrediente sin saberlo.

¿Pero cuánto es mucha sal? Es recomendado que solo consumamos 1 y ½ cucharadita al día; más de esto de manera usual puede ocasionar un aumento en la presión arterial y riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Así que de dónde viene el sodio extra: Alrededor del 70% de la sal que comemos proviene de los alimentos procesados, como chips, salsas, aderezos, sopas instantáneas, condimentos, comidas enlatadas, pan, quesos e incluso cereales.

También te puede interesar: Hora de poner a jugar a la banca: 14 reemplazos para alimentos poco saludables

Para que no te pases de sal en tu vida te recomendamos estas 9 maneras para minimizar su consumo:

1- Compra productos que digan “bajo en sal” o sodio: Que un alimento sea bajo en sales quiere decir que tiene menos de 140 mg a 35 miligramos de sodio por porción. Una regla de oro: si la sal está entre los primeros 5 ingredientes en la etiqueta nutricional, entonces ese alimento contiene mucho sodio.

2- Usa más hierbas y especias: Una buena manera de darle sabor a tus comidas sin usar sal es acudir a las hierbas y especias como la pimienta, albahaca, tomillo, jengibre, perejil, ajo, orégano… bueno, ya tienes la idea.

3- Cocina desde cero: En la medida en que te sea posible, cocina tus comidas desde cero, como las sopas, la pizza, salsa de tomate, estos son alimentos que contienen mucha sal si los compras ya listos; pero si los haces puedes controlar la cantidad de sodio que le agregas.

4- Usa cortes de carnes frescos: Abandona por completo las carnes empacadas, ya que contienen muchísima sal para preservarlas. Si un alimento se mantiene en buen estado dentro de la nevera por varios días e incluso semanas, tiene demasiada sal.

5- Haz reemplazos inteligentes: Sáltate la botella de aderezo para ensalada y mejor haz tu propia vinagreta; cambia el atún enlatado, que tiene unos 300 mg de sal, por atún natural a la parilla; este último solo proveerá 40 mg.

6- No uses comidas instantáneas: Este tipo de alimentos contienen mucho sodio para darle sabor y preservarlos.

7- Escoge bien tus vegetales congelados: Busca la etiqueta de “congelados frescos”, y asegúrate de que no contengan aderezos agregados.

8- No tengas pena de ordenar sin sal: Cuando vayas a comer a un restaurante no te abstengas de pedir opciones bajas en sodio, o incluso pide que tus comidas sean preparadas sin sal. Cuando tengas dudas, los vegetales frescos al vapor y entradas como ensaladas sin aderezos son la mejor opción.

También te puede interesar: 5 deliciosos snacks para sustituir el dulce

9- Come más alimentos con potasio: El potasio te ayudará a contrarrestar el efecto de altos niveles de sodio en el cuerpo. Como por ejemplo las bananas, pasas, aguacate y agua de coco.

¿Lista para despedirte de la sal? No te preocupes por el sabor de tus comidas, tus papilas gustativas se adaptarán en pocos días a los sabores naturales de los alimentos.

¡Solo necesitarás la sal para arrojarla para la buena suerte!

Con información de Pirple Clover.

También te puede interesar: ¡Tomen nota! Ideas para eliminar la sal de tus alimentos sin perder el sabor

Video cortesía de i24Web


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado
Ir a la barra de herramientas