Pizza baja en calorías, ¡Tenemos la receta!

La pizza es un plato al que cuesta mucho resistirse, especialmente cuando llega el fin de semana. Pero si estás a dieta, seguro que crees que está totalmente prohibida para ti porque engorda. ¡Pues no es cierto! La pizza contiene muchas calorías, sí, pero si la comes con moderación y con los ingredientes adecuados, puedes tomar alguna porción de vez en cuando, aunque estés intentando perder peso. ¡Solo faltaría que para adelgazar o mantenernos en el peso tuviéramos que renunciar a la pizza! Te desvelamos la receta de la pizza baja en calorías y analizamos con la doctora y nutricionista Isabel Beltrán cómo consumir pizza sin echar a perder la figura.

LA PIZZA TIENE QUE SER CASERA

Una de las claves para tomar una pizza y que esta no te aporte tantas calorías es hacerla tú misma. Un plato casero siempre engordará menos que uno precocinado. Controlar los ingredientes de la pizza es fundamental para evitar pasarse con la cantidad de calorías que consumes.

Para hacer una base de pizza casera puedes utilizar ingredientes básicos como harina, sal, agua y levadura, y añadir un poco de aceite de oliva. Si mantienes una masa sencilla y fina será mucho menos calórica y además estará buenísima.

¿CUÁNTA PIZZA SE PUEDE COMER SIN ENGORDAR?

Otra de las claves para que la pizza no arruine tu dieta es la cantidad que comes. Que no se te ocurra comerte una pizza entera tú sola por muy buena que esté, ya que en ese caso sí habrás tirado tu dieta por la borda. Lo ideal es comer una porción, cuyo tamaño tendría que ser el de tu mano con todos los dedos abiertos, ni más ni menos.

Si crees que con una sola porción no vas a conseguir saciar tu hambre, para acompañar el trozo de pizza podrías añadir un acompañante como una buena ensalada o un poco de guacamole preparado en casa.

También te puede interesar: ¡Sin dejar la dieta! 3 Recetas de pizzas ligeras

INGREDIENTES DE LA PIZZA BAJA EN CALORÍAS

Es muy importante que mantengas la pizza lo más sencilla posible, ya que de esta manera engordará menos. De todos modos, para que no te quedes hambrienta, puedes añadir algunos ingredientes que te llenen y que no sean altos en calorías.

La clave es una masa fina y ligera

Para que una pizza engorde menos es muy importante que la masa sea lo más fina y ligera posible. Cuando la prepares, procura mantener ingredientes básicos: harina, sal, agua, levadura y aceite de oliva, no le vas a añadir aditivos ni azúcares.

El congelador es tu aliado

De verdad que el primer día te divertirás haciendo la masa, pero al tercero te darán ganas de tirar de la precocinada. Para que no se te haga cuesta arriba, haz más cantidad de tu masa casera, cuécela la mitad del tiempo que necesita la masa y, una vez fría, congélala.

Échale especias para potenciar el sabor

Si sientes que la pizza te está quedando muy sosa porque restringes mucho la cantidad de ingredientes que usas, una buena idea es añadirle algunas especias que puedan darle un toque de sabor. La albahaca es una planta muy utilizada en la preparación de pizzas en Italia. Puedes añadir unas hojitas de esta aromática planta para darle sabor. ¡Le dará un toque espectacular!

No hay limites con la verdura

Para que la pizza te quede más copiosa y te sacie más, no te cortes a la hora de ponerle verduras. La pizza vegetariana es perfecta porque llena bastante pero contiene pocas calorías. Puedes usar tantas como quieras.

El unico lácteo: La Mozzarella de Búfala

Sabemos que el queso es un ingrediente muy básico en la pizza, pero recuerda que debes comerlo en poca cantidad, ya que suma grasa y calorías a la pizza. Si vas a ponerle queso, es mejor que utilices unas pocas lonchas de mozzarella de búfala, que es el que tradicionalmente se usa con la pizza y es más ligero. Olvídate de las pizzas cuatro quesos o combinaciones parecidas con quesos muy cremosos.

3 CONSEJOS PARA COMER PIZZA SIN ENGORDAR

  1. Más baja en calorías. La clave está en los ingredientes y la cantidad que tomes. No es lo mismo comerte una pizza barbacoa congelada tú sola, que tomar una porción de una pizza casera de una base fina y con tomate, verduritas y olivas.
  2. El congelador, tu aliado. De verdad que el primer día te divertirás haciendo la masa, pero al tercero te darán ganas de tirar de la precocinada. Para que no se te haga cuesta arriba, haz más cantidad de tu masa casera, cuécela la mitad del tiempo que necesita la masa y, una vez fría, congélala.
  3. El truco para no repetir. Si una porción del tamaño de tu mano te parece poco y crees que te quedarás con hambre, acompaña tu pizza con una ensalada o guacamole (sin nachos).

También te puede interesar: ¡En 10 minutos! Regálale una cena sin glúten a mamá con esta pizza de pollo y espinaca


Síguenos en Facebook


Ir a la barra de herramientas