Estos alimentos te están matando lentamente y los consumes a diario

Mantener una dieta saludable parece ser una misión imposible para quienes tenemos una vida rutinaria y con poco tiempo para observar qué comemos o de dónde provienen los alimentos que consumimos. Este estilo de vida podría ser el responsable de numerosas enfermedades a las que les adjudicamos otros factores, pero en realidad, su razón de ser es que cada día alimentamos nuestro cuerpo con productos, que si el mercado fuese honesto, podría clasificar entre elementos tóxicos.

Acá decidimos crear una lista de algunos de los alimentos más peligrosos que es probable, consumes todos los días y desde que estabas pequeño, y te están matando lentamente.

También te puede interesar: ¡Estos alimentos son perfectos para tener una rutina de belleza en casa!

Sal refinada

Aunque la sal juega un rol importante regulando la presión sanguínea, en altas cantidades puede provocar infartos, propiciar hemorragias cerebrales y motivar accidentes cardiovasculares. La Organización Mundial de la Salud (OMS), sugiere no consumir más de 5 gramos de sal por día, e indica que, debido a la dificultad para medir esta cantidad diaria, es usual que las personas dupliquen o tripliquen su ingesta.

Jugos en caja

Aunque digan 100% fruta, es normal que los jugos en caja tengan altas dosis de colorantes, saborizantes, azúcar adherida y por supuesto, preservantes. Consumir estos productos artificiales todos los días puede conducir a deficiencias cardiacas a largo plazo, por ello se recomienda reemplazar tales jugos de marcas comerciales, por otros que puedan ser encontrados en mercados locales u orgánicos, que garanticen en realidad su contenido, de no contar con el tiempo requerido para realizar su propio jugo.

Pan blanco

El pan blanco está hecho a partir de harinas refinadas, proceso en el cual la harina pierde todos sus nutrientes, minerales y vitaminas, las cuales son reemplazadas por químicos responsables del color blanco. El consumo frecuente de éste deteriora el organismo, causa problemas de tiroide y contribuye a la obesidad, por ello se sugiere reemplazar este tipo de pan por pan integral o de cereal completo.

Vinagretas

Las vinagretas preparadas que encuentras en el supermercado son perfectas para darle sabor en pocos seguidos a tu ensalada pero están repletas de azúcar, colorantes y conservantes dañinos para tu salud. Los expertos indican que consumir vinagretas de manera constantes es similar a comerse un paquete de papas fritas o un perro caliente con salsas. Crea tus propios aderezos en pequeñas porciones y con elementos que tengas en casa y evita consumir todos los químicos agregados que te venden a cambio de “buen sabor”.

Embutidos

Sí, es muy fácil solucionar cualquier comida con un sándwich, pero el consumo constante de jamones, salamis, salchichas y otros productos embutidos está relacionado con riesgo de cáncer, problemas cardiovasculares, diabetes y dificultades de aprendizaje en los niños. Los responsables de ello son su alto contenido en sodio, preservativos y aditivos necesarios para hacerlos durar más tiempo en los refrigeradores de los supermercados y luego en tu nevera. Aprende a reemplazarlos por otros productos o consúmelos en tiendas locales, no de cadena.

Mira también: Incluye estos alimentos en tu dieta ¡Limpian tu páncreas de forma natural!

¡Sabemos que te gustaría seguirnos en Instagram!


Síguenos en Facebook


Ir a la barra de herramientas