Comer bien puede hacernos vivir más de 100 años ¡Mira los detalles!

Valter Longo bioquímico italiano, uno de los investigadores más influyentes en el campo del envejecimiento, explica que todos tenemos la capacidad de mantenernos jóvenes y es posible que logremos regenerarnos ¡Con dedicación podemos reprogramar nuestras células y disminuir riesgos de enfermedades! Solo se necesita comer bien.

 “La diabetes, las patologías cardiovasculares y autoinmunes, el alzhéimer o el cáncer, pueden llegar a prevenirse por medio de un régimen alimentario que reduzca los factores de riesgo asociados a dichas dolencias, basado en los hábitos de la población más longeva del mundo”, afirma en su libro La dieta de la Longevidad”.

Te puede interesar – Una dieta según tu tipo de sangre: la solución que estabas esperando ¡Te encantará!

Pero… ¿Cómo es posible vivir más de 100 años?

No es necesario haber cuidado tu cuerpo toda tu vida, Longo asegura que se puede recuperar y además mantenerlo sano. Básicamente todo se fundamenta en seguir un programa alimentario, casi vegano, que incluye de dos o tres comidas al día las cuales son repartidas entre 12 horas, sumándole varios ayunos al año en conjunto con ejercicio físico.

¿Es confiable?

Valter Longo, realizó este plan apoyándose en la alimentación y los hábitos  de las poblaciones que alcanzan edades avanzadas, afirma que fue un viaje por el mundo donde buscaba los secretos de la longevidad, tomando en cuenta: Calabria, Okinawa, Loma Linda en California, y otras localizadas en Costa Rica, Grecia, Ecuador, Alemania, Rusia y Holanda.

Mira también – ¿Cuántos kilos aumentas realmente en diciembre? Expertos revelan la verdad

´La dieta de la Longevidad´

En resumen, estas son algunas de las recomendaciones dietéticas que este bioquímico ofrece en su libro:

  1. Reducir al mínimo las grasas saturadas animales, igualmente las hidrogenadas ‘trans’ y los azúcares simples. No es necesario eliminar o sustituir el azúcar en el té o café.
  2. Hay que animarse a adaptar una dieta casi vegana lo que quiere decir que debe acercarse al 100% de alimentos de origen vegetal. Se le puede sumar pescado, pero sin abusar porque muchos de estos tienen demasiado mercurio.
  3. Se deben consumir grandes cantidades de carbohidratos complejo, como el tomate, legumbres, zanahoria, brócoli, entre otros.
  4. Es eficaz consumir: judías, garbanzos, guisantes y otras legumbres como principales fuentes de proteínas. De igual forma, ingerir cantidades de aceite de oliva (50-100 mililitros diarios), un puñado de almendras, avellanas o nueces, se deben variar cada día.
  5. Es ideal seguir una dieta rica en vitaminas y minerales, completando dos o tres veces por semana con un suplemento multivitamínico y multimineral completo y de alta calidad.
  6. Coma en un intervalo de doce horas diarias, empezando después de las 8 am y terminando antes de las 20 pm, o después de las 9 am y antes de las 21 pm.
  7. Evite ingerir alimentos tres o cuatro horas antes de acostarse.
  8. Es recomendable realizar ciclos de cinco días de la Dieta que Imita al Ayuno (DIA), cada uno a seis meses, según las necesidades y el consejo del médico o nutricionista. Este régimen consta de tres comidas diarias, con un primer día consumiendo 1.100 calorías y con cuatro días más de 800 calorías.
  9. El número de comidas diarias (dos o tres) se decidirá en función del peso corporal y el perímetro abdominal, para mantener a ambos bajo control debe asesorarse con un profesional.
  10. Quienes tengan sobrepeso o que tiendan a ganar kilos, con facilidad, es aconsejable que hagan dos comidas diarias: desayuno y comida o cena, y dos meriendas de 100 calorías con bajo contenido de azúcares (menos de 3-5 gramos) una de las cuales sustituye a una comida.
  11. Las personas con un peso normal y que tienden a perder peso, es aconsejable que hagan las tres comidas normales, además de una merienda de 100 calorías con bajo contenido en azúcares (menos de 3-5 gramos).
  12. Es importante comer eligiendo los ingredientes que comían nuestros antepasados, es decir nuestros padres, abuelos y bisabuelos.

 

¿Y el ejercicio?

Se recomienda la caminata veloz, por lo menos una hora diaria, hacer bicicleta, tanto convencional como estática, asimismo, funciona la carrera o natación durante unos 35 minutos al día Lo ideal es hacer un total de 150 a 300 minutos semanales de ejercicio moderado, con algunos momentos de ejercicio intenso.

Es recomendable buscar opciones diarias que ayuden a ejercitar, por ejemplo en lugar de hacer uso del ascensor, se utilizan las escaleras.

¡Síguenos en Facebook!


Síguenos en Facebook


Ir a la barra de herramientas