¿Por qué no hay que abusar de los batidos? ¡Aquí te lo contamos!

Luego de los abusos en los días festivos las personas suelen someterse a dietas desintoxicantes en las cuales cambian las comidas principales, por batidos de frutas o verduras que aportan energía y ayudan a perder peso.

Lo que poco se conoce, es que abusar de estos licuados puede generar un sobrepeso. Siempre será óptimo recurrir a una dieta sana que sea equilibrada en proteínas y grasas, igualmente, que cumpla con cinco comidas al día y sea combinada con ejercicio. De esta forma, es ideal sumar un batido que aporte a nuestra dieta, pero no cuando es un sustituto de alimentos necesarios. Se debe entender que una vez se tritura la fruta o verdura hay vitaminas que se pierden, como también se desaprovecha la fibra.

Te interesa –Comer bien puede hacernos vivir más de 100 años ¡Mira los detalles!

“Tomar un licuado no supone tener cubiertas las vitaminas del día, hay que tener en cuenta el resto de la dieta ya que hay que comer variado y sano”, indica Félix Ruiloba, encargado de dirigir un centro de nutrición en Sarón – Cantabria.

¿Cuáles son las consecuencias?

Es un error pensar que las frutas son alimentos que no engordan y, tomando esto como excusa, alimentarse con grandes cantidades de estas. La realidad es que todos los alimentos en mayor o menor medida engordan, los frutos son ricos en fibra pero también en azúcares.

Ruiloba señala que batidos no son recomendables para quienes deseen adelgazar ni para los diabéticos. Estos azúcares de los que hablamos se absorben muy rápido y esta absorción supone una subida alta de la insulina y las calorías que no se queman se pueden transformar en grasa o, si se queman, al estar la insulina alta, favorece que el azúcar en sangre baje de forma brusca y nos de hambre.

Mira también – ¡Adelgaza comiendo pastel de chocolate en el desayuno!

“No es que los licuados engorden porque tengan más calorías, que son las mismas, sino por cuestiones metabólicas, ya que al estar los niveles de azúcar más altos, sube la insulina y puede fabricar grasa”, precisa el nutricionista.

Por otra parte Marta Ruiz, nutricionista del Instituto de Obesidad de Madridexplica que eliminar la carne de la dieta y los huevos hace que se pierda peso, pero no por perder grasa, sino masa muscular. La gente no debe engañarse al pensar que está perdiendo peso de forma saludable, porque realmente son pérdidas ficticias.

Una vez comenzamos a comer ‘normal’, el músculo comienza a retomar fuerza lo que genera la retención de líquidos que se han perdido y la grasa. Otra consecuencia negativa es que, si esto se convirtiera en una rutina alimentaria, los picos de azúcar tan altos en el organismo pueden crear resistencia en el futuro a la insulina y derivarse en medio o largo plazo en una diabetes, asegura Ruiz.

De igual forma, es complicado que estos licuados logren satisfacer a las personas a los 20 minutos se puede tener hambre y de tratarse de alguien con ansiedad o que le cueste mucho hacer dietas, el licuado es totalmente contraproducente.

“A diferencia de un licuado, cuando masticamos la fruta o la verdura entera, el proceso de digestión es más lento y el aporte de azúcar en la sangre va siendo gradual porque los mecanismos de digestión y bioquímicos parten las moléculas para digerirlas. Así podemos pasar dos horas sin sentir hambre”, afirma la nutricionista Marta Ruiz.

Estos batidos son beneficiosos para los deportistas en la hora posterior al deporte que es donde el cuerpo asimila mejor los nutrientes. Pero en definitiva estos no deben tomarse en repetidas ocasiones en un mismo día ni sustituir ninguna comida, siempre como complemento. Se recomienda el desayuno como momento ideal para combinarlo con lácteos e hidratos de carbono, como el cereales o pan.

¡Síguenos en Facebook!


Síguenos en Facebook


Ir a la barra de herramientas